¡Comparte la noticia!

domingo, 20 de marzo de 2016

Calakmul / Sisi y sus compromisos políticos

Edil invita a un bocadillo a esta pequeña niña, pero ya ni los niños quieren PAN.
Salvador Trujillo Rodríguez

Tras concluir la ceremonia de inicio de la colecta anual de la Cruz Roja Mexicana, el presidente municipal de Calakmul, Juan Enrique González Chan al despedirse de los organizadores del evento, fue invitado a llevar un panecillo que...por razones "políticas" lo tomó.

Al salir del sitio me invitó ese mismo bocadillo, pero me negué ya que recién había desayunado, el edil con paso apurado se dirigió hacia su oficina y en el trayecto encontramos a una afligida madre de familia que iba con su pequeña niña, inmediatamente el edil le ofreció el pan pero también lo rechazó. Ni los niños quieren al PAN.

La señora un poco apenada insistió con la pequeña para que aceptara, ya que pretendía hablar con el edil. La pequeña bajo las circunstancias tuvo que aceptar, he ahí el resultado una gráfica donde Juan González Chan invita a la niña a un PAN que nadie deseaba, ni él mismo.


La democracia tiene precio

Por tercera ocasión y con el favor de muchos priístas el Partido Acción Nacional, logró que Juan González Chan arribara a la silla presidencial.

Durante los tres intentos, el edil se comprometió con cada uno de los ciudadanos, inmediatamente después de que el triunfo fue reconocido de manera oficial, realizó sendas comilonas en cada uno de los ejidos que lo habían favorecido con el voto. Pan y circo.

Más larga la cola para solicitar empleo en el edificio municipal que cuando de niños íbamos a comprar tortillas, la gente quería abordar la nómina oficial como si se tratara del Arca de Noé.

Muchos fueron aceptados, otros rechazados. Juan González no se olvidó de sus amigos, pago boletos de avión para traerlos al municipio, donde contrató padres e hijos.

Otra deuda más, la liberación de quien fuera detenido como presunto autor de un crimen que cometió su sobrino (vox populi) y la contratación de gran parte de la familia que cayó en desgracia por la "arbitraria" detención, pero ni un centavo para la víctima cuyo cuerpo nadie reclamó.


La nómina engordó, todos somos Calakmul. 

Pero después de la fiesta viene la resaca financiera, el año inicia con reducción en el precio del petróleo, el presupuesto se reduce 40% aproximadamente 1.8 millones de pesos mensual.

Pagos a proveedores cancelados y recorte de sueldo a personal de confianza, es así como directores, jefes de departamento y otros reciben su quincena mutilada en un 50%, mientras aquellos que tienen ingresos menores solamente se reduce un 10%.

Los regidores en reciente sesión de cabildo analizaron si también ellos junto con el presidente municipal se reducirán el sueldo o no.

Momentos antes de la sesión de cabildo el presidente municipal anduvo rondando a la regidora Rosa Ku Ku, de extracción priísta, conocida por sus poses altaneras y amiga de vociferar lo que sea que parezca la defensa de sus derechos aunque estén chuecos.

Dura de carácter y de corazón, tanto así que a pesar de gozar buenos ingresos no ayuda a su padre que en su pueblo natal tiene que vender posol en su triciclo para poder subsistir.


Alito se olvida de sus amigos de campaña.

El gobernador Alejandro Moreno Cárdenas, astutamente envía al empresario-político resentido con su partido de origen (PAN), a solucionar los problemas que su desgobierno ocasiona. 

Fuego con fuego se controla, Carlos Collí nada más viene a sudar su rencor y frustración a Calakmul, los ejidatarios de la zona limítrofe le presentan las dificultades por las que pasan al recortar el apoyo que durante años se les han proporcionado a los comisarios ejidales y municipales para realizar su labor de gestión.

Alito, fue a pedir el voto, pero ahora que ya se encaramó en la silla gubernamental ha olvidado aquellos a los que llamó "amigo" durante su campaña.


Están en Campeche pero no son campechanos.

Para el proceso electoral los campesinos asentados en la zona limítrofe sí son campechanos, pero para la aplicación de los recursos no lo son.

Algunos ejidos tienen su carpeta básica asentada en Quintana Roo aunque están o estuvieron asentados dentro de lo que hoy se conoce como la Biosfera de Calakmul. Otros no la tuvieron.

Lo que ocurrió es producto de la corrupción, para esto relataré un caso, el ejido Nuevo San José en 1982 inició los trámites para su creación como ejido asentado en el estado de Campeche.

El funcionario encargado del levantamiento topográfico, establecimiento de las mensuras y por tanto del papeleo para regularizar esta situación les pidió 40 mil pesos para concluir su trabajo.

Los ejidatarios decidieron no darle un peso porque el funcionario público goza de sueldo y debe de cumplir con su trabajo.

El funcionario público al tener en sus manos el poder de decisión "continúa" con su trabajo y entrega la documentación al estado de Quintana Roo y se desajena de su responsabilidad.

Tiempo después los ejidatarios recibieron la respuesta negativa de la dependencia quintanarroense porque consideraban que pertenecían al estado de Campeche.

Hasta hoy, casi treinta y cuatro años después ninguna autoridad ha asumido su responsabilidad para solucionar el entuerto. La tierra sigue pariendo y nadie calma su dolor.


Los reubicados están dentro de la Biosfera de Calakmul.

Ahora la novedad es que muchos de los asentamientos humanos que fueron reubicados por estar dentro de la Biosfera de Calakmul, están asentados dentro de la Biosfera de Calakmul ¿qué les parece? ¿suena poético?

Hablemos de Mancolona/Unión 20 de Junio. Cuando fue creada la Biosfera de Calakmul algunas comunidades quedaron dentro de esa Area Natural Protegida, cuatro comunidades asentadas ahí fueron reubicadas en una y con rumbo de Xpujil a Dzibalchen, hacia los límites con el estado de Quintana Roo.

Pero como ya había sido modificado el artículo 27 constitucional no pudo crearse bajo la figura ejidal, quedaron como pequeños propietarios.

El gobierno del estado de Campeche, para compensar la afectación que ocasionó a estos ciudadanos, construyó un jagüey para abastecer de agua, también fueron dotados de una escuela primaria, construyeron pequeñas casas de madera con baño e incluso jardín en el patio delantero. 

Ahora resulta que quieren reubicarlos nuevamente, porque están dentro de la Biosfera de Calakmul.

Otro caso similar, el ejido La Guadalupe ubicado hacia el sur fue constituido como tal pero cuando se creó la reserva natural, acudieron al amparo de la justicia federal, el resultado fue favorable a los ejidatarios y aún permanecen en el mismo lugar, no fueron reubicados.


Alito y Trump

Aunque Alito no tiene abultada fortuna como Donald Trump, también es practicante de la Xenofobia en su versión local, por eso no cabe duda que esté planeando formar una versión del KKK, algo así como Kampeche Kiere a los Kampechanos.

Desempolvemos recuerdos, en su etapa juvenil cuando aún no imaginaba que tan alto podía reptar, Alito con un grupo de vándalos o lugiones (escoja usted el más apropiado) golpearon casi hasta matar a un par de jóvenes gemelos por el único hecho de no ser campechanos, aunque sus padres y familiares son campechanos viven y trabajan para Campeche.

Los lugiones quizá pensaron que estaban muertos o por temor a responder a la muerte de sus víctimas los dejaron abandonados en el lugar de los hechos.

Los gemelos como pudieron se arrastraron desde la callejuela colindante con la muralla del lado de la Puerta de Tierra hasta el seguro social dónde rápidamente fueron auxiliados.


Al PRI no le gustan los traidores...

Al pueblo tampoco le gusta que el PRI los traicione, uno de los operadores electorales que garantizaba la permanencia del PRI en Calakmul fue Juan Miguel Batiza Avelar, inteligente, sagaz, visionario ha sabido ganar la voluntad de la militancia priísta y de los electores.

Por las buenas o por las malas el PRI estaba enquistado en Calakmul, sin embargo, tanto la dirigencia como la institución olvidaron a uno de sus mejores elementos con el clásico, absurdo y obsoleto argumento de la disciplina.

La gente estaba harta de más PRI con lo mismo, prefirió el PAN.

Ahora la institución política ha "descubierto" que perdió a uno de sus mejores elementos y en lugar de proceder políticamente...le ponen precio a su cabeza.

Gonzalo Brito Herrera quiere la cabeza de Juan Batiza Avelar, arropada con su rebozo político, encargado de Protección Civil, quiere la mutilación del líder calakmuleño que también está encargado de Protección Civil, versión municipal.

Durante la toma de protesta, Brito Herrera también deslizó que cualquier incitación del pueblo a la violencia puede considerarse dentro del ámbito de la protección de los civiles, o sea, que no sólo se trata de apagar incendios forestales, también de apagar fuegos sociales.


Juan "Sisi" González Chan está perdiendo la memoria.

Dos centímetros encima del suelo hacen que cualquiera pierda el equilibrio, ahora si se trata del segundo piso del Palacio Municipal, es más fácil perder el equilibrio.

Las soluciones políticas no siempre son mejor que las financieras, recientemente un ciudadano acudió al auxilio del presidente municipal porque le habían puesto una multa.

El ciudadano explica que no tiene placas de circulación su unidad y le entrega la boleta al edil, quien inmediatamente marca con su celular y pregunta cuánto es la multa.

Respuesta, mil 250 pesos, el edil alterado exclama ¡es una barbaridad!

Inmediatamente firma un papelito y le dice al ciudadano ve a Tesorería cobra este apoyo de mil 500 pesos y paga tu multa ¿está bien?

El ciudadano contento abandona el despacho de la presidencia municipal, hay que recordar que cuando se paga en un lapso menor de quince días la multa tiene un descuento del 50%


La muerte anda rondando

Aunque suene romántico de cenicienta a reina, la historia es así...de intendente a síndico, Francisco Escobar Hernández tras ser el encargado de la limpieza y mantenimiento de la escuela ahora es síndico de Hacienda.

Esto no tiene nada de malo, cualquiera quisiera vivir esa historia, incluso hay algunos empresarios con el mismo sueño, pero que aún no se hace realidad.

Hombre de buen corazón, no suelta un centavo de su bolsillo para ayudar a nadie, pero sí da luz en la oscuridad de su hogar, ahí no falta nada.

Panchito Jr., hijo del regidor vive ahora absorbido por un sueño es casi un piloto de Fórmula 1.

En la noche suena el celular, se escucha la voz de un elemento del ejército con gustos similares que le habla, estoy franco, te reto.

Ambos abordan sus automóviles y van a la carretera federal donde en un punto determinado una bandera imaginaria se agita y corren a todo velocidad.

Juegan con la muerte, el premio es la vida...hasta hoy han salido empatados.

Algún día la muerte decidirá quién es el perdedor, el civil o el soldado.

O quizá los perdedores serán los que se queden esperando al hijo que retorne al hogar, quizá los pariente de unas víctima inocentes que no sabían que fueron invitados a jugar con la muerte sin haber recibido la invitación.

Todo a cambio de nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario