¡Comparte la noticia!

Vídeos recientes

Loading...

lunes, 23 de septiembre de 2013

¿Quién no conoce la peluquería López?


  • En el Centro Histórico de Campeche, además de las murallas, baluartes y edificios históricos, resalta el establecimiento de la peluquería "López", donde los padres por tradición llevan a sus hijos, aunque ellos menosprecian la peluquería.



Por Nicolás Guzmán. Corresponsal

Campeche, 22 Sep. (Notimex).- Ser peluquero es una tradición popular de la cual sobreviven unos cuantos en negocios ubicados en el Centro Histórico de esta ciudad, en su mayoría atendidos por adultos mayores, para quienes cortar el cabello es un arte.

En el Centro Histórico de Campeche, además de las murallas, baluartes y edificios históricos, resalta el establecimiento de la peluquería “López”, donde los padres por tradición llevan a sus hijos, aunque ellos menosprecian la peluquería.

Así lo señaló Miguel López, uno de los herederos de esta tradición, quien ahora denomina a su negocio peluquería y salón de belleza.

Este establecimiento data de hace 48 años, ha sobrevivido a las nuevas generaciones, y los que trabajan en ella deben ser peluqueros profesionales, es decir, entran como aprendices, y después, se le da la oportunidad con las tijeras, aunque se han adaptado a los nuevos tiempos, para incluir una clínica de belleza.

Por su parte, la peluquería “La Tijera”, es una de las más antiguas en Campeche, con una tradición de 52 años, administrada y dirigida por su propietario, Eliseo González, de 82 años, donde además de cortar el cabello, conserva el arte de barbear.

Tarea, dijo, que merece una gran atención y tiene clientes asiduos, algunos de ellos funcionarios.

Es uno de los pocos peluqueros de Campeche, su local se identifica con el tradicional icono de los peluqueros, franjas rojas y azules.

Manifestó no arrepentirse de haberse dedicado a esa actividad, aunque de joven nunca pensó que fuera peluquero, sin embargo, desde los 15 años ayudaba a su papá en esa actividad.

Ubicado en el Centro Histórico, ahora es un lugar admirado por los turistas, conserva sus equipos originales, un sillón de los años 60, exclusivamente para los barberos, porque ahora ya no se utiliza en otras peluquerías, ya que sólo cortan el cabello y las personas utilizan los instrumentos modernos.

Los sábados y domingos es cuando tienen mayor clientes, “mis clientes pasan exclusivamente a que les corte la barba”, pero admitió que ya no es un negocio tan redituable, porque existen muchos salones de belleza, y los jóvenes prefieren ir con un estilista que con un peluquero.

Sin embargo, señaló que es parte de una tradición, es una referencia para los turistas, aunque lamentó que sus hijos estudiaron una profesión, por lo que no habrá quien le de continuidad a esa actividad.

Lo cual justificó al considerar que ya no es muy redituable, y que él ejerció ese oficio porque no quiso continuar con sus estudios.

Al respecto, el secretario de Cultura del estado, Carlos Vidal Angeles, resaltó que algunas actividades, características de Campeche han dejado de existir, porque dejaron de ser redituables, y recordó el caso de los aguadores, “antes era una tradición y era redituable comprar agua de lluvia, ahora ya no se utiliza”.

Muchos de los peluqueros se han adecuado a los tiempos actuales para convertirse en una empresa, al ofrecer diversos servicios, pero otros poco a poco dejarán de existir, cuando no haya quien dé continuidad a ese trabajo.

Fuente: www.rotativo.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario