¡Comparte la noticia!

Vídeos recientes

Loading...

sábado, 27 de julio de 2013

Liberan camino de acceso a la zona arqueológica Calakmul

Lorenzo Chim

Pobladores del ejido de Conhuás liberaron esta mañana el camino de acceso a la zona arqueológica y reserva de la biosfera de Calakmul, luego de llegar a un acuerdo con el gobierno del estado, que les autorizó continuar con el cobro de cuotas a turistas que pasan por sus propiedades ejidales, y prestar el servicio de transporte de pasajeros en la zona.

Los labriegos bloquearon durante cinco días el paso a Calakmul, luego de la detención de cuatro compañeros y la retención de una combi con la que trasladaban a visitantes. Los detenidos fueron liberados el pasado el martes, y autorizaron prestar servicio al vehículo que permanecía resguardado por el gobierno estatal.

Luis Antonio Che Cu, dirigente del Frente Campesino Independiente Emiliano Zapata, habló a nombre de los ejidatarios y rechazó que incurran en irregularidades al prestar el servicio de transporte, pues también lo hacen diversas compañías de Campeche, Quintana Roo y el Distrito Federal.

Se solapa a otras líneas de transporte propiedad del señor Selem y otras agencias transportistas de Calakmul, de la Riviera Maya, Tulum, y México, quienes tienen acceso directo al centro ceremonial maya, mientras a los que son dueños de la tierra no les dejan ingresar, dijo Che Cu.

Por lo anterior, se reunió una comisión representativa del pueblo de Conhuás, del gobierno estatal, del Instituto Nacional de Antropología e Historia, de la Secretaría de Turismo y del Instituto Estatal del Transporte, donde resolvieron liberar a los cuatro detenidos, así como al vehículo que estaba retenido. También se les permitió el acceso a la zona arqueológica de Calakmul a los transportistas.

Determinaron que para el próximo primero de agosto instalarán una mesa de trabajo que permita solucionar el tránsito de vehículos pesados que dañan los caminos y el ecosistema de Conhuás, tras reclamar que la empresa del señor Selem, construye restaurantes y hoteles en áreas protegidas, sin que intervengan las autoridades correspondientes.

A lo anterior, el gobernador priísta del estado Fernando Ortega Bernés señaló que el conflicto no es generado por los habitantes de Conhuás, sino por personas de otros lugares que persiguen intereses en la prestación del servicio de transporte, que es ilegal.

Dijo que a la medianoche del jueves se destrabó el problema por la vía del diálogo, pero no vamos a permitir que un patrimonio de la nación y de los campechanos sea rehén de intereses comerciales. En esta ocasión fuimos tolerantes, pero si se repite esta acción actuaremos con mucha dureza.

Fuente: La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario