¡Comparte la noticia!

martes, 12 de febrero de 2013

OPB Intensificar vigilancia, solicita regidor Rivelino Valdivia Villaseca


Ante el incremento considerable de las faltas administrativas derivadas del consumo de alcohol y drogas en el estado, el Regidor del Partido del Trabajo (PT), Rivelino Valdivia Villaseca, solicitó a las instituciones de salud de los tres niveles de gobierno “intensifiquen la vigilancia en los lugares donde se venden vinos, licores y cerveza adulterados, y más en estas fiestas de Carnaval, en todos los municipios de la entidad con el fin de abatir este flagelo”.

Los daños mentales y físicos a la salud de los individuos, así como del incremento de los delitos y violencia dentro de la sociedad por el consumo de alcohol se agrava con la venta indiscriminada de bebidas “cargadas” a tal grado que los diputados federales petistas votaron favor de reformar la Ley General de Salud y Código Federal de Procedimientos Penales con el fin de sancionar más severamente a quienes fabriquen, adulteren, alteren o contaminen y vendan este tipo de productos.

Sin embargo, para el también Presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito en este Ayuntamiento “no basta la tipificación del hecho como delito grave, si las autoridades administrativas no realizan adecuadamente sus tareas de vigilancia y combate a quienes producen o venden estos productos ilícitos”.

“Esta conducta es totalmente nociva para los consumidores, en particular para los jóvenes porque deja secuelas graves en su salud y cuyo problema no es exclusivo de Quintana Roo sino que se ha detectado en todo lo largo y ancho del país donde es común encontrar la venta de bebidas alcohólicas en botellas y con marbetes que son falsos y el contenido adulterado”, precisó.

Respecto a la necesidad de “confiscar” bebidas alcohólicas provenientes de la Zona Libre de Belice, Valdivia Villaseca aclaró que “eso es muy difícil ya que los consumidores, que adquieren productos en ese lugar, no saben a qué instancia acudir en caso de que el contenido de los vinos, licores y cerveza hayan sido adulterados, por lo que sería muy adecuado que los propios expendedores de esos productos en esa Zona orienten a sus clientes al respecto”.

El regidor petista también explicó que las colonias Francisco May, Jesús Martínez Ross y Leona Vicario, de la cabecera municipal de Felipe Carrillo Puerto; es en las zonas rurales de Othón Pompeyo Blanco donde se registra el mayor consumo de bebidas etílicas por lo que es en esas poblaciones donde se genera violencia la cual es 18 veces mayor que la registrada en las poblaciones rurales e indígenas carrilloportenses.

Basándose en un estudio elaborado por la Universidad del Caribe y del Observatorio de Violencia Social y de Género, se señala que “la violencia social que más afecta al estado está conformada por toxicomanía, vagancia, pandillerismo y principalmente por faltas derivadas de la ebriedad”.

El Presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito del municipio donde se asienta esta Capital, explicó que mientras que en el municipio de Solidaridad, uno de cada diez habitantes tiene el riesgo de desarrollar una falta por ebriedad; en Othón P. Blanco, la violencia generada por la ingesta de bebidas etílicas ocupa el primer lugar debido a que hay zonas con mayor número de puntos de venta o consumo de alcohol.

Asimismo, uno de los problemas que genera la ingesta de alcohol –y más si está adulterado- es el ausentismo laboral: Las propias autoridades federales de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), aseguró Valdivia Villaseca, detectaron que en Quintana Roo “un 60 por ciento de los empleados que laboran en el sector turístico padecen la enfermedad del alcoholismo, principalmente la población juvenil, lo que hace que disminuya la productividad hasta en un nueve por ciento.

Diversos estudios muestran que el alcoholismo es una enfermedad que no respeta edad, condición social o sexo por lo que es necesario que todas las instancias vigilen el expendio de bebidas alcohólicas y detecten los lugares donde se comercian y consumen estos productos adulterados con el fin de que no solamente sean sancionados administrativamente sino llevarlos ante los jueces y sean consignados: “sólo así se podrá evitar el incremento de hechos violentos entre la población”, concluyó Rivelino Valdivia Villaseca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario