¡Comparte la noticia!

sábado, 28 de mayo de 2011

Código de ética de los servidores públicos es "una carta más a Santa Claus"

Luis Felipe Abreu Montaño
lupaciudadanac@gmail.com

Campeche 27 de mayo de 2011

Con el “Código de Ética de los Servidores Públicos del Poder Ejecutivo del Estado” esperamos una carta más a Santa Claus, porque hay elementos que sostienen su poca viabilidad.

Por ejemplo: Hasta la fecha no se ha entregado la nómina del poder ejecutivo desacatando al tribunal pretextando su imposibilidad de entregarla como se solicitó, a eso lo empaña más el hecho de que el ejecutivo reconoce, que existen quienes cobran un salario cada quincena que no devengan, y no ha pasado nada.

Por otro lado, tampoco se entiende por qué en los contratos de comodato y promesa de compraventa de las maquiladoras que fueron entregados por el actual gobierno después de un largo litigio, curiosamente donde aparece el nombre del secretario de finanzas que estuvo en funciones durante las dos anteriores administraciones, no está la firma de este.

Generando suspicacias de la autenticidad de que dichos contratos hayan sido constituidos de manera correcta, ¿acaso no sería pertinente realizar una investigación al respecto por parte de la actual Administración?

Debemos insistir, es demagogia reconocer que hay corruptelas y no aplicar las sanciones que marca la ley a los funcionarios que las cometen, porque aceptar que se cometen infracciones y no castigarlas se convierte en apariencia.

Pretender que la sociedad crea que dar a conocer un código servirá como atenuador de corrupción se ve como disimulo, cuando el principio básico debería ser la obligación del cumplimiento de la norma sin tanta alharaca.

La voluntad política de un gobernante se demuestra con acciones concretas, no con escudos que pretenden ser distractores pero en el fondo no quieren modificar el desempeño, sino mantener un statu quo maquillado.

Por eso se fortalece lo que decía Walter Savage: Demorar la justicia es injusticia.

fd

Código de ética de los servidores públicos es "una carta más a Santa Claus"

Luis Felipe Abreu Montaño
lupaciudadanac@gmail.com

Campeche 27 de mayo de 2011

Con el “Código de Ética de los Servidores Públicos del Poder Ejecutivo del Estado” esperamos una carta más a Santa Claus, porque hay elementos que sostienen su poca viabilidad.

Por ejemplo: Hasta la fecha no se ha entregado la nómina del poder ejecutivo desacatando al tribunal pretextando su imposibilidad de entregarla como se solicitó, a eso lo empaña más el hecho de que el ejecutivo reconoce, que existen quienes cobran un salario cada quincena que no devengan, y no ha pasado nada.

Por otro lado, tampoco se entiende por qué en los contratos de comodato y promesa de compraventa de las maquiladoras que fueron entregados por el actual gobierno después de un largo litigio, curiosamente donde aparece el nombre del secretario de finanzas que estuvo en funciones durante las dos anteriores administraciones, no está la firma de este.

Generando suspicacias de la autenticidad de que dichos contratos hayan sido constituidos de manera correcta, ¿acaso no sería pertinente realizar una investigación al respecto por parte de la actual Administración?

Debemos insistir, es demagogia reconocer que hay corruptelas y no aplicar las sanciones que marca la ley a los funcionarios que las cometen, porque aceptar que se cometen infracciones y no castigarlas se convierte en apariencia.

Pretender que la sociedad crea que dar a conocer un código servirá como atenuador de corrupción se ve como disimulo, cuando el principio básico debería ser la obligación del cumplimiento de la norma sin tanta alharaca.

La voluntad política de un gobernante se demuestra con acciones concretas, no con escudos que pretenden ser distractores pero en el fondo no quieren modificar el desempeño, sino mantener un statu quo maquillado.

Por eso se fortalece lo que decía Walter Savage: Demorar la justicia es injusticia.

fd

Resistencia civil contra altos pagos de energía eléctrica propone nueva moneda: TUMIN

María Elena Ferral / Diario de Xalapa

Espinal, Ver. (OEM-Informex).- En el proyecto "Mercado Alternativo y Economía Social" de donde nace el Túmin, mismo que se puso en marcha en este municipio serrano y que es apoyado por varias asociaciones civiles, se reunieron el pasado 7 de mayo, en la comunidad de Candelaria, en Campeche, más de 80 integrantes de la Resistencia Civil contra los altos pagos de energía eléctrica, pertenecientes a 25 comunidades de ese municipio, con el propósito de analizar las condiciones para crear una "moneda comunitaria", como la que circula en este municipio serrano, que facilite el trueque de productos entre socios.

Ahí fue informado sobre la forma en la que funciona el Scec, moneda comunitaria de Italia. En esta ocasión invitaron a la Red Unidos por los Derechos Humanos (RUDH) para conocer el funcionamiento del Túmin en el municipio de Espinal, localizado en el norte de Veracruz, donde se dio respuesta a las preguntas y dudas y analizaron los productos que podría ofrecer cada quien en este mercado alternativo, pues las personas interesadas comprendieron que se requiere cierta diversidad de bienes y servicios.

Tras la explicación y la disipación de sus dudas, al final de la plática se llevó a cabo el proyecto en la comunidad Candelaria, mediante una moneda local que por ahora llamarán Taak'in, que en idioma maya significa dinero. El primer paso fue el registro para realizar el primer directorio de socios, donde se informa qué ofrece cada quien, qué necesita, dónde vive y su número telefónico, después la tarea será informar en las comunidades a los que no pudieron acudir a la reunión e invitar a quienes compran o venden cosas en dicha localidad campechana.

En Espinal, un municipio con raíces totonacas, desde septiembre del 2010, circula una moneda local, de nombre Túmin, cuyo significado en totonaca es dinero, para favorecer el intercambio comercial y la economía de la comunidad y los padres de este proyecto son Juan Castro Soto y Álvaro López Lobato, catedráticos de la Universidad Veracruzana Intercultural (UVI), universidad asentada precisamente en Espinal, con sedes en Chumatlán, Zozocolco, Filomeno Mata, Mecatlán, Coahuitlán, Coyutla, Cazones y Coxquihui.

Resistencia civil contra altos pagos de energía eléctrica propone nueva moneda: TUMIN

María Elena Ferral / Diario de Xalapa

Espinal, Ver. (OEM-Informex).- En el proyecto "Mercado Alternativo y Economía Social" de donde nace el Túmin, mismo que se puso en marcha en este municipio serrano y que es apoyado por varias asociaciones civiles, se reunieron el pasado 7 de mayo, en la comunidad de Candelaria, en Campeche, más de 80 integrantes de la Resistencia Civil contra los altos pagos de energía eléctrica, pertenecientes a 25 comunidades de ese municipio, con el propósito de analizar las condiciones para crear una "moneda comunitaria", como la que circula en este municipio serrano, que facilite el trueque de productos entre socios.

Ahí fue informado sobre la forma en la que funciona el Scec, moneda comunitaria de Italia. En esta ocasión invitaron a la Red Unidos por los Derechos Humanos (RUDH) para conocer el funcionamiento del Túmin en el municipio de Espinal, localizado en el norte de Veracruz, donde se dio respuesta a las preguntas y dudas y analizaron los productos que podría ofrecer cada quien en este mercado alternativo, pues las personas interesadas comprendieron que se requiere cierta diversidad de bienes y servicios.

Tras la explicación y la disipación de sus dudas, al final de la plática se llevó a cabo el proyecto en la comunidad Candelaria, mediante una moneda local que por ahora llamarán Taak'in, que en idioma maya significa dinero. El primer paso fue el registro para realizar el primer directorio de socios, donde se informa qué ofrece cada quien, qué necesita, dónde vive y su número telefónico, después la tarea será informar en las comunidades a los que no pudieron acudir a la reunión e invitar a quienes compran o venden cosas en dicha localidad campechana.

En Espinal, un municipio con raíces totonacas, desde septiembre del 2010, circula una moneda local, de nombre Túmin, cuyo significado en totonaca es dinero, para favorecer el intercambio comercial y la economía de la comunidad y los padres de este proyecto son Juan Castro Soto y Álvaro López Lobato, catedráticos de la Universidad Veracruzana Intercultural (UVI), universidad asentada precisamente en Espinal, con sedes en Chumatlán, Zozocolco, Filomeno Mata, Mecatlán, Coahuitlán, Coyutla, Cazones y Coxquihui.