¡Comparte la noticia!

viernes, 6 de mayo de 2011

Aporta mucho y recibe poco de la Federación

Para el secretario de Finanzas de Campeche, Tirso Agustín R. de la Gala Gómez, la repartición federal de las riquezas obtenidas por la producción nacional de crudo no le hace justicia a su entidad, considerando que es el máximo productor de petróleo en México y aporta gran parte del presupuesto nacional, del cual 30% procede del negocio petrolero.

En el 2010, Campeche recibió por participaciones federales 5,628.7 millones, de las cuales 27% se debe a participaciones por extracción de hidrocarburos y representa apenas 1,531 millones de pesos.

Según datos del Instituto de Estadística Geografía y Catastro de Campeche (Infocamp) y la Secretaría de Finanzas local, el estado contribuye con 65.7% de la extracción total nacional de crudo, lo que representa 85% de todos los productos generados ahí cada año.

Rodrigo León Olea, director del Infocamp, explicó que en el estado, por su baja población (822,441 habitantes en el 2010, según el INEGI) y la riqueza generada por el petróleo se presenta uno de los PIB per cápita más altos del país -de 720,000 pesos, cuando el segundo lugar es el DF con 200,000 pesos per cápita.

Esta condición de líder en cuanto a tamaño hace que el estado no sea considerado para recibir más apoyos federales, puesto que estas ayudas van dirigidas en mayor medida a estados pobres; sin embargo, Campeche necesita de más recursos para hacer crecer su infraestructura y sus sectores económicos y sociales, agregó León Olea.

Del otro lado de la moneda, la incidencia del crudo en el PIB estatal (85%), con su tendencia a la baja en mercados internacionales ha generado un déficit en el crecimiento de este monto en la entidad durante los últimos años.

Este hecho ocasiona que Campeche se encuentre también en los niveles más bajos en cuanto a participaciones federales.

El secretario De la Gala Gómez comentó: “Campeche ha aportado 30 años de un recurso que es finito y se está agotando”, con todas las consecuencias ambientales y descuido infraestructural que la extracción ha significado.
Esfuerzos y diversificación

Entrevistado por El Economista, el Secretario de Finanzas comentó que una preocupación vital es encontrar mecanismos para que, cuando se retire la industria petrolera, la entidad pueda sustentar su economía.

Después de la industria petrolera, Campeche ha apostado en mayor medida al turismo y se ha buscado construir maquiladoras textiles cerca de comunidades indígenas en la zona maya y naves de pymes dedicadas a la manufactura en los centros urbanos de la entidad.

El Secretario comentó que si no hay un resarcimiento mayor y no se previene el término del petróleo, lo que le suceda al estado en un futuro le sucederá a toda la nación.

“En Campeche somos dependientes del petróleo, así es, ésta es una de las vulnerabilidades a la que estamos expuestos. Definitivamente necesitamos apoyos para construir la infraestructura industrial y turística que se necesita para crecer”, finalizó.

Aporta mucho y recibe poco de la Federación

Para el secretario de Finanzas de Campeche, Tirso Agustín R. de la Gala Gómez, la repartición federal de las riquezas obtenidas por la producción nacional de crudo no le hace justicia a su entidad, considerando que es el máximo productor de petróleo en México y aporta gran parte del presupuesto nacional, del cual 30% procede del negocio petrolero.

En el 2010, Campeche recibió por participaciones federales 5,628.7 millones, de las cuales 27% se debe a participaciones por extracción de hidrocarburos y representa apenas 1,531 millones de pesos.

Según datos del Instituto de Estadística Geografía y Catastro de Campeche (Infocamp) y la Secretaría de Finanzas local, el estado contribuye con 65.7% de la extracción total nacional de crudo, lo que representa 85% de todos los productos generados ahí cada año.

Rodrigo León Olea, director del Infocamp, explicó que en el estado, por su baja población (822,441 habitantes en el 2010, según el INEGI) y la riqueza generada por el petróleo se presenta uno de los PIB per cápita más altos del país -de 720,000 pesos, cuando el segundo lugar es el DF con 200,000 pesos per cápita.

Esta condición de líder en cuanto a tamaño hace que el estado no sea considerado para recibir más apoyos federales, puesto que estas ayudas van dirigidas en mayor medida a estados pobres; sin embargo, Campeche necesita de más recursos para hacer crecer su infraestructura y sus sectores económicos y sociales, agregó León Olea.

Del otro lado de la moneda, la incidencia del crudo en el PIB estatal (85%), con su tendencia a la baja en mercados internacionales ha generado un déficit en el crecimiento de este monto en la entidad durante los últimos años.

Este hecho ocasiona que Campeche se encuentre también en los niveles más bajos en cuanto a participaciones federales.

El secretario De la Gala Gómez comentó: “Campeche ha aportado 30 años de un recurso que es finito y se está agotando”, con todas las consecuencias ambientales y descuido infraestructural que la extracción ha significado.
Esfuerzos y diversificación

Entrevistado por El Economista, el Secretario de Finanzas comentó que una preocupación vital es encontrar mecanismos para que, cuando se retire la industria petrolera, la entidad pueda sustentar su economía.

Después de la industria petrolera, Campeche ha apostado en mayor medida al turismo y se ha buscado construir maquiladoras textiles cerca de comunidades indígenas en la zona maya y naves de pymes dedicadas a la manufactura en los centros urbanos de la entidad.

El Secretario comentó que si no hay un resarcimiento mayor y no se previene el término del petróleo, lo que le suceda al estado en un futuro le sucederá a toda la nación.

“En Campeche somos dependientes del petróleo, así es, ésta es una de las vulnerabilidades a la que estamos expuestos. Definitivamente necesitamos apoyos para construir la infraestructura industrial y turística que se necesita para crecer”, finalizó.

La maldición del oro negro

Erick Ramírez
El Economista

Campeche no ha podido aprovechar el contexto de recuperación económica, luego de que sus indicadores económicos han ido a la baja durante los últimos años, situación que destaca porque su condición de máximo productor petrolero nacional no le ha ayudado.

Durante los últimos siete años, la entidad ha sido la única que cada año ha presentado una reducción de su actividad económica, para sumar un déficit acumulado de 23.7% desde el 2004, según datos del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Lo anterior da como resultado que sea la única entidad que suma números negativos en este aspecto del 2004 al 2010 (alejado por 13 puntos de Tamaulipas, la entidad que sigue en cuanto a menor crecimiento con 10.4% en los últimos 84 meses).

Según el último informe de Banamex, “Indicadores Regionales de Actividad Económica 2011”, en el año pasado, que fue caracterizado por una recuperación generalizada de las economías de los estados, Campeche fue el único que no presentó avances, sino que redujo el crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) a 3.1 por ciento.

De acuerdo con la institución bancaria, esta tendencia se mantendrá en el 2011, al ser la única entidad que reducirá su producción de bienes y servicios finales en 0.9%, cuando la media nacional se ubicará entre 4.1 y 5.7%, según sus predicciones.

Padece su riqueza

Por si lo anterior fuera poco, el Centro de Investigación para el Desarrollo AC indicó en su estudio “Hacerlo mejor, Índices de productividad México”, presentado en abril, que Campeche durante una década ha presentado niveles muy bajos o bajos en este aspecto, incluso fondeando la tabla, al lado de estados como Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Tlaxcala.

“Los malos números se deben a que son monoproductores y están demasiado supeditados a la producción de petróleo. El problema es que los sectores de manufactura y servicios no se están desarrollando, los beneficios económicos que genera la industria petrolera no van directamente al gobierno estatal, van primero a la Federación y regresan en una medida mucho menor que lo que las finanzas públicas del estado requieren”, expuso José Luis de la Cruz Gallegos, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tec de Monterrey.

El académico explicó a El Economista que a pesar de que el año pasado se tuvieron ingresos excedentes por más de 50,000 millones de pesos a nivel federal y que en su mayor parte son petroleros -con Campeche como una de las entidades estratégicas en este sector-, por esta distribución federal de la riqueza generada por el hidrocarburo no se logró la reactivación del mercado campechano asociado al petróleo ni a la manufactura, puesto que no se tiene la infraestructura para hacerlo.

En cuanto a participaciones y aportaciones federales, Campeche se situó durante el 2010 en el número 27 -dentro del rango de las 32 entidades federativas- en ambos ingresos, al colocarse como uno de los estados que percibe menos recursos de este tipo.

El año pasado, la entidad obtuvo 5,628.7 millones de pesos por concepto de pagos por participaciones, de las cuales 27% se debe a participaciones por extracción de hidrocarburos con 1,531 millones. En cuanto a aportaciones otorgadas por el gobierno central, el estado recibió 5,206.6 millones, según lo indica documentación de la Cámara de Diputados de la LXI Legislatura.

Sin manufactura

De acuerdo con Banamex, Campeche presenta una elevada concentración de su economía en la industria petrolera, con 83% del PIB estatal proveniente de la industria extractiva, hecho que lo mantiene al margen del ciclo económico del país que se ha reactivado gracias a la industria manufacturera, la cual fue la más beneficiada en el 2010 y lo seguirá siendo este año, y de la que más allá del petróleo, la entidad carece.

En opinión del Director del CIEN, debido a que el sector público de Campeche no puede impulsar el crecimiento, el sector privado no está invirtiendo en otros sectores económicos a falta de una planeación estatal y en consecuencia, no es capaz de aprovechar los mejores momentos del entorno económico.

“Es importante que Campeche empiece a desarrollar algunas industrias secundarias vinculadas con los sectores energéticos, en sentido de que además de ser una entidad productora de petróleo pueda ser una industria en el tratamiento de derivados”, finalizó.

eramirez@eleconomista.com.mx

La maldición del oro negro

Erick Ramírez
El Economista

Campeche no ha podido aprovechar el contexto de recuperación económica, luego de que sus indicadores económicos han ido a la baja durante los últimos años, situación que destaca porque su condición de máximo productor petrolero nacional no le ha ayudado.

Durante los últimos siete años, la entidad ha sido la única que cada año ha presentado una reducción de su actividad económica, para sumar un déficit acumulado de 23.7% desde el 2004, según datos del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Lo anterior da como resultado que sea la única entidad que suma números negativos en este aspecto del 2004 al 2010 (alejado por 13 puntos de Tamaulipas, la entidad que sigue en cuanto a menor crecimiento con 10.4% en los últimos 84 meses).

Según el último informe de Banamex, “Indicadores Regionales de Actividad Económica 2011”, en el año pasado, que fue caracterizado por una recuperación generalizada de las economías de los estados, Campeche fue el único que no presentó avances, sino que redujo el crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) a 3.1 por ciento.

De acuerdo con la institución bancaria, esta tendencia se mantendrá en el 2011, al ser la única entidad que reducirá su producción de bienes y servicios finales en 0.9%, cuando la media nacional se ubicará entre 4.1 y 5.7%, según sus predicciones.

Padece su riqueza

Por si lo anterior fuera poco, el Centro de Investigación para el Desarrollo AC indicó en su estudio “Hacerlo mejor, Índices de productividad México”, presentado en abril, que Campeche durante una década ha presentado niveles muy bajos o bajos en este aspecto, incluso fondeando la tabla, al lado de estados como Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Tlaxcala.

“Los malos números se deben a que son monoproductores y están demasiado supeditados a la producción de petróleo. El problema es que los sectores de manufactura y servicios no se están desarrollando, los beneficios económicos que genera la industria petrolera no van directamente al gobierno estatal, van primero a la Federación y regresan en una medida mucho menor que lo que las finanzas públicas del estado requieren”, expuso José Luis de la Cruz Gallegos, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tec de Monterrey.

El académico explicó a El Economista que a pesar de que el año pasado se tuvieron ingresos excedentes por más de 50,000 millones de pesos a nivel federal y que en su mayor parte son petroleros -con Campeche como una de las entidades estratégicas en este sector-, por esta distribución federal de la riqueza generada por el hidrocarburo no se logró la reactivación del mercado campechano asociado al petróleo ni a la manufactura, puesto que no se tiene la infraestructura para hacerlo.

En cuanto a participaciones y aportaciones federales, Campeche se situó durante el 2010 en el número 27 -dentro del rango de las 32 entidades federativas- en ambos ingresos, al colocarse como uno de los estados que percibe menos recursos de este tipo.

El año pasado, la entidad obtuvo 5,628.7 millones de pesos por concepto de pagos por participaciones, de las cuales 27% se debe a participaciones por extracción de hidrocarburos con 1,531 millones. En cuanto a aportaciones otorgadas por el gobierno central, el estado recibió 5,206.6 millones, según lo indica documentación de la Cámara de Diputados de la LXI Legislatura.

Sin manufactura

De acuerdo con Banamex, Campeche presenta una elevada concentración de su economía en la industria petrolera, con 83% del PIB estatal proveniente de la industria extractiva, hecho que lo mantiene al margen del ciclo económico del país que se ha reactivado gracias a la industria manufacturera, la cual fue la más beneficiada en el 2010 y lo seguirá siendo este año, y de la que más allá del petróleo, la entidad carece.

En opinión del Director del CIEN, debido a que el sector público de Campeche no puede impulsar el crecimiento, el sector privado no está invirtiendo en otros sectores económicos a falta de una planeación estatal y en consecuencia, no es capaz de aprovechar los mejores momentos del entorno económico.

“Es importante que Campeche empiece a desarrollar algunas industrias secundarias vinculadas con los sectores energéticos, en sentido de que además de ser una entidad productora de petróleo pueda ser una industria en el tratamiento de derivados”, finalizó.

eramirez@eleconomista.com.mx