¡Comparte la noticia!

lunes, 5 de octubre de 2009

Romántica y señorial, 469 aniversario


Campeche, 469 aniversario de su fundación.
Luis Francisco PEREZ SANCHEZ

Campeche, tierra generosa, de verdes paisajes y majestuosos sitios arqueológicos. De mar tranquilo y cielo azul; de gente buena, honesta y trabajadora; amable y bondadosa, que le ha dado a México y al mundo lo mejor de sus ser, su campechanía, su riqueza natural, su gastronomía y su cultura.
Campeche plural, que respeta y valora, la diversidad de ideas, expresiones e ideologías políticas de sus ciudadanos. Campeche, unido, justo y solidario, con los que menos tienen y con todos aquellos que requieren de la mano amiga de sus gobiernos emanados del pueblo.
Campeche formadora y promotora de mujeres y hombres ilustres, de ideas liberales y leyes justas, como Don Pablo García y Montilla, Pedro Baranda Quijano, Tomas Aznar Barbachano, Leandro Domínguez, Crecencio García Rejón y Alcalá, Justo Sierra Méndez, Francisco Alvarez Suárez, Héctor Pérez Martínez, Salvador Martínez Alomía, Joaquín Blengio, Juan Carbó, Manuel Lavalle Barret, Ramón Félix Flores, Guillermo González Galera, María Lavalle Urbina, Joaquín Clausell, Olga Dondé, Román Pérez Piña, Román Piña Chan, entre muchos otros que escapan de la memoria.Campeche patriótica y liberal, que defendió y contribuyó a la formación y consolidación de la República; cuyos principios de libertad, igualdad y de progreso, dieron y dan sustento a la nación mexicana y se encuentran consagrados en nuestra Carta Magna.Campeche, Patrimonio Cultural de la Humanidad, que comprende su Centro Histórico, sus barrios tradicionales de San Román, Guadalupe, San Francisco y Santa Ana, en donde resaltan las casas altas, grandes y amplias, con ventanas de hierro forjado; techos de vigas de madera, de cal y tzascab; sobrias, frescas y cómodas, con fachadas uniformes y embellecidas con la majestuosa arquitectura religiosa y su sistema de fortificaciones. Sus colonias populares, unidades habitaciones y comunidades rurales. Campeche ciudad amurallada, como pocas en el mundo, que solamente se compara con Cádiz, España; La Habana, Cuba; Veracruz, México; San Juan de Puerto Rico, Cartagena de Indias, Colombia y Panamá. Que fue construida para protegerse de los feroces y sanguinarios ataques piratas, que no sólo se llevaban nuestra riqueza natural y material, sino también, a la mujer amada, fuente de vida y de inspiración de los campechanos. Pero que también, nos aisló por muchos años del progreso y de la modernidad. Campeche y su mar laguna, que nos circunscribe y determina, de marinos audaces y valientes, fuente inagotable de trabajo y de sustento. Sus apacibles olas acarician nuestros rostros, nos arrullan y adormecen, y su brisa refrescan las tardes calurosas y a cambio, solamente recibe de nosotros contaminación. Campeche y sus atardeceres, que nos maravilla los ojos con esos tonos color púrpura, rojizo, naranja y amarillo, que se forman en su firmamento y que podemos apreciar en nuestro hermoso malecón. Campeche romántica y señorial, con un poder que seduce, embriaga y envuelve, que nos remonta a un pasado de gloria y a un presente de trabajo, de paz, de unidad, de solidaridad, de fraternidad y de progreso. Donde perduran y se entrelazan tradiciones mayas y españolas; y el amor por la ciencia, las artes, las letras, la poesía, la música, la pintura, la escultura, la danza y el teatro.Campeche de contrastes, en donde la riqueza natural y la miseria social coexisten paradójicamente y se refuerzan mutuamente. Campeche de la Frontera Sur, región históricamente pisoteada, maltratada y olvidada por la Federación y sin que a la fecha contribuya a promover el desarrollo del Estado, mediante la canalización de mayores recursos para fomentar el empleo, la producción y un mejor nivel de vida para todos los campechanos. Campeche y sus regiones, la del Camino Real y Hopelchén, cuna de nuestras autenticas raíces mayas; la de los ríos, que comprende los municipios de Champotón, Candelaria, Palizada y Carmen; con enormes potencialidades para el turismo, la pesca, la agricultura y la industria, y su Zona Sur (Escárcega y Calakmul) que dan cobijo y sustento a muchos hermanos mexicanos venidos de otras tierras en busca de paz, de tranquilidad y de progreso.

Romántica y señorial, 469 aniversario


Campeche, 469 aniversario de su fundación.
Luis Francisco PEREZ SANCHEZ

Campeche, tierra generosa, de verdes paisajes y majestuosos sitios arqueológicos. De mar tranquilo y cielo azul; de gente buena, honesta y trabajadora; amable y bondadosa, que le ha dado a México y al mundo lo mejor de sus ser, su campechanía, su riqueza natural, su gastronomía y su cultura.
Campeche plural, que respeta y valora, la diversidad de ideas, expresiones e ideologías políticas de sus ciudadanos. Campeche, unido, justo y solidario, con los que menos tienen y con todos aquellos que requieren de la mano amiga de sus gobiernos emanados del pueblo.
Campeche formadora y promotora de mujeres y hombres ilustres, de ideas liberales y leyes justas, como Don Pablo García y Montilla, Pedro Baranda Quijano, Tomas Aznar Barbachano, Leandro Domínguez, Crecencio García Rejón y Alcalá, Justo Sierra Méndez, Francisco Alvarez Suárez, Héctor Pérez Martínez, Salvador Martínez Alomía, Joaquín Blengio, Juan Carbó, Manuel Lavalle Barret, Ramón Félix Flores, Guillermo González Galera, María Lavalle Urbina, Joaquín Clausell, Olga Dondé, Román Pérez Piña, Román Piña Chan, entre muchos otros que escapan de la memoria.Campeche patriótica y liberal, que defendió y contribuyó a la formación y consolidación de la República; cuyos principios de libertad, igualdad y de progreso, dieron y dan sustento a la nación mexicana y se encuentran consagrados en nuestra Carta Magna.Campeche, Patrimonio Cultural de la Humanidad, que comprende su Centro Histórico, sus barrios tradicionales de San Román, Guadalupe, San Francisco y Santa Ana, en donde resaltan las casas altas, grandes y amplias, con ventanas de hierro forjado; techos de vigas de madera, de cal y tzascab; sobrias, frescas y cómodas, con fachadas uniformes y embellecidas con la majestuosa arquitectura religiosa y su sistema de fortificaciones. Sus colonias populares, unidades habitaciones y comunidades rurales. Campeche ciudad amurallada, como pocas en el mundo, que solamente se compara con Cádiz, España; La Habana, Cuba; Veracruz, México; San Juan de Puerto Rico, Cartagena de Indias, Colombia y Panamá. Que fue construida para protegerse de los feroces y sanguinarios ataques piratas, que no sólo se llevaban nuestra riqueza natural y material, sino también, a la mujer amada, fuente de vida y de inspiración de los campechanos. Pero que también, nos aisló por muchos años del progreso y de la modernidad. Campeche y su mar laguna, que nos circunscribe y determina, de marinos audaces y valientes, fuente inagotable de trabajo y de sustento. Sus apacibles olas acarician nuestros rostros, nos arrullan y adormecen, y su brisa refrescan las tardes calurosas y a cambio, solamente recibe de nosotros contaminación. Campeche y sus atardeceres, que nos maravilla los ojos con esos tonos color púrpura, rojizo, naranja y amarillo, que se forman en su firmamento y que podemos apreciar en nuestro hermoso malecón. Campeche romántica y señorial, con un poder que seduce, embriaga y envuelve, que nos remonta a un pasado de gloria y a un presente de trabajo, de paz, de unidad, de solidaridad, de fraternidad y de progreso. Donde perduran y se entrelazan tradiciones mayas y españolas; y el amor por la ciencia, las artes, las letras, la poesía, la música, la pintura, la escultura, la danza y el teatro.Campeche de contrastes, en donde la riqueza natural y la miseria social coexisten paradójicamente y se refuerzan mutuamente. Campeche de la Frontera Sur, región históricamente pisoteada, maltratada y olvidada por la Federación y sin que a la fecha contribuya a promover el desarrollo del Estado, mediante la canalización de mayores recursos para fomentar el empleo, la producción y un mejor nivel de vida para todos los campechanos. Campeche y sus regiones, la del Camino Real y Hopelchén, cuna de nuestras autenticas raíces mayas; la de los ríos, que comprende los municipios de Champotón, Candelaria, Palizada y Carmen; con enormes potencialidades para el turismo, la pesca, la agricultura y la industria, y su Zona Sur (Escárcega y Calakmul) que dan cobijo y sustento a muchos hermanos mexicanos venidos de otras tierras en busca de paz, de tranquilidad y de progreso.