¡Comparte la noticia!

Vídeos recientes

Loading...

sábado, 8 de noviembre de 2008

La carrera meteórica del «elegido»

Un oscuro accidente acabó con la vida de Mouriño, el hijo del presidente del Celta, que estaba destinado a ser el candidato del PAN a la Jefatura de Estado de México

Ningún político, probablemente en ninguna parte del mundo, puede presumir de llegar a la vicepresidencia de un país con sólo 37 años. La última estación del viaje truncado del joven Juan Camilo Mouriño Terrazo, de origen gallego e hijo del millonario presidente del Celta, del que todos alaban ahora su talento para las negociaciones y su vocación de construir «un México mejor». Su encuentro con Felipe Calderón, el presidente del país, cambió para siempre su intensa trayectoria.

Vigo, Julio PÉREZ

La muerte, el pasado martes, en un oscuro accidente de avioneta del ministro del Interior mexicano, Juan Camilo Mouriño, ha disparado todas las sospechas. Los temores apuntan a que el hijo del presidente del Celta y favorito para suceder al jefe del Estado mexicano, Felipe Calderón, habría sido víctima del crimen organizado.
Con 37 años cumplidos en agosto, las reformas más importantes de la Administración mexicana entre las manos y una década de intensa vida política, Juan Camilo Mouriño Terrazo era de los que no se ponían techos. «Las cosas se han ido dando», aseguraba. En la intimidad era discreto también, sin enemigos conocidos y luchador, como buen descendiente de emigrantes, de los que alababa su valentía para arriesgarlo todo y empezar de cero en un lugar desconocido. Sólo la mala suerte, la tragedia -si finalmente se confirma que el accidente no se debió a un atentado- pudo frenar la meteórica carrera del actual jefe de Gobernación de México, la leal mano derecha del presidente, Felipe Calderón, y en el que muchos veían el líder natural para el cambio de generación en el Partido Acción Nacional, el PAN.
Sus intensos ojos verdes miraban al futuro para «construir un México mejor», la idea con la que se abrió paso en la política en 1997 animado por su padre, Carlos Mouriño, todo un experto en las relaciones con los partidos para navegar sin problemas con su imperio empresarial, el Grupo Energético del Noroeste, con 35 gasolineras repartidas por todo el país, además de franquicias de alimentación tan conocidas como Burger King, Benedetti's Pizza y los helados Baskin Robins .
Iván, como le llamaban en casa, se convirtió desde el Estado de Campeche en el diputado local más joven. Tenía 26 años. No tardó en escalar a la batalla nacional y hacer buenas migas con otro diputado prometedor, Felipe Calderón, que aprovechó el brillante currículum del joven -licenciado en Economía por la Universidad de Tampa (Florida) y especialidad en Finanzas por la de Campeche- y su conocimiento del sector para ficharlo de colaborador en la Comisión de la Energía.
Esta relación marcaría para siempre el futuro profesional de Mouriño Terrazo, que, tras su frustrado intento de hacerse con la Alcaldía de Campeche y la gestión de la Subsecretaría de Electricidad, se pasó a la precampaña electoral de Calderón, primero, y la campaña, después. Las coordinó. El éxito lo metió de lleno en el Ejecutivo del actual presidente mexicano, donde dirigía las profundas reformas a través de la Oficina de la Presidencia, y, desde el pasado enero, como secretario de Gobernación, el equivalente en España al Ministerio del Interior y la Vicepresidencia. Especialmente en materia de seguridad pública -para la historia deja su lucha contra el narcotráfico y la detención de líder rebelde del Estado de Oaxaca-, la vieja aspiración del país que vivió en primera persona, víctima de un secuestro en los noventa. Sus captores lo tuvieron una semana de manos atadas y ojos vendados, hasta que su padre pagó un millonario rescate.
Casado con Marigeli Escalante, hija de un poderoso constructor mexicano, Juan Camilo era padre de tres hijos, de 9, 6 y 3 años. De tez blanca y un «look» impecable que cuidaba con trajes sastre de Ermenegildo Zegna, uno de los pocos gestos que demostraban que el dinero nunca fue una preocupación en su vida. Sí los resultados del Celta, al que adoraba, como la buena comida, el whisky, la familia y su tierra natal, Vigo, a la que venía todos los años antes de ser uno de los hombres más poderosos del continente latinoamericano.

1 comentario:

  1. hola
    soy noel de http://pescaenourense.blogspot.com/
    te gustaria hacer un intercambio de enlaces entre nuestros blogs?
    responde en mi blog:
    http://pescaenourense.blogspot.com/

    ResponderEliminar